El propósito de cualquier negocio es atraer a los clientes, que sólo se puede lograr a través de la comercialización. Si sus cajas registradoras no suenan, algo está mal y más le vale descubrir que es rápidamente, porque en el mundo competitivo de minoristas de hoy, obtener resultados es lo que cuenta.

Los minoristas que tienen éxito no son más talentosos o inteligentes que usted, ellos simplemente han aprendido a hacer las cosas de una manera diferente y ganar dinero en el proceso. Utilice los siguientes 12 pasos para mejorar sus ventas al por menor, simplificar sus esfuerzos, multiplicar sus ganancias y aumentar sus probabilidades de tener éxito.
 

1. Conózcase a sí mismo

Tener su propio negocio es algo más que simplemente crear un puesto de trabajo para usted. Sus funciones básicas son en marketing, finanzas y administración, incluyendo recursos humanos. Para obtener los mejores resultados, es raro que una persona pueda jugar todos estos roles igual de bien. Usted debe saber qué partes puede manejar usted mismo y en qué partes necesita ayuda.

2. Planifique con anticipación

Muchas tiendas están a cargo de personas bien intencionadas pero que no tienen toda la información que necesitan para hacer su trabajo. Esto incluye una idea clara del segmento de mercado, los mercados meta, servicio al cliente, selección de productos, mezcla de marketing, actividades de promoción y tácticas de fijación de precios. Si usted quiere tener éxito, necesita un plan de negocios bien pensado que le ayuda a tomar las decisiones correctas.

3. Conozca la industria

Usted puede obtener la mayor ventaja competitiva si tiene un conocimiento profundo de su negocio. Para crecer y prosperar, debe estar comprometido a aprender y tener el deseo y la energía para lograr sus metas. A continuación se presentan cinco razones principales por las que la mayoría de las empresas fracasan:

1. Falta de conocimiento sobre la industria

2. Falta de visión

3. Estrategia de mercado inadecuada

4. Falta de metas establecidas

5. Capitalización inadecuada
 

4. Entienda a su cliente

Hágalo su meta darles a sus clientes lo que quieren y ellos le comprarán. Los productos y servicios que ofrece deben reflejar las necesidades y deseos de los clientes. Piense en términos de sus clientes; compre, muestre, venda y diga cosas que les interese, no sólo lo que le interesa a usted. Recuerde, es el cliente el que determina si va a tener éxito o no.

5. Mantenga buenos registros financieros

Si usted no sabe dónde va su dinero, pronto se habrá ido. El "juego de los negocios" se juega con computadoras; y, la puntuación se evalúa en dólares y centavos. Los buenos registros financieros son como los instrumentos de un avión; le advierten de su altura, dirección y velocidad. Sin ellos, usted está volando a ciegas sin controles para guiarlo hasta su destino.

6. Administre su dinero

No importa que único y maravilloso sea su tienda, su negocio no puede sobrevivir sin flujo de efectivo. El dinero que entra a su tienda es el componente vital que mantiene su negocio financieramente saludable. Si hace presupuestos sabios y conoce el intervalo de sus ingresos y gastos mensuales, usted no tendrá que preocuparse por quedarse sin dinero.

7. Utilice prácticas de administración

Como propietario de una tienda, usted también es gerente. Tiene que tomar decisiones, dar servicio al cliente, manejar el tiempo y los recursos y saber cómo comercializar y manejar el negocio mejor que cualquier persona que trabaje para usted. Deles a sus empleados la oportunidad de crecer, un trato justo, pageles lo que valen y le ayudarán a hacer que su negocio sea un éxito.

8. Fomente una imagen distintiva

Su imagen es importante y está en función de sus esfuerzos de comercialización y materiales. Los clientes basan su percepción de su negocio en su nombre, apariencia del sitio web, ubicación de la tienda, productos, precios, comercialización visual, muestras, exhibiciones, tarjetas de visita, boletines, material de publicidad, servicio al cliente y cualquier otra cosa que se relacione con su negocio.

9. Controle su inventario

Todas las tiendas minoristas necesitan gestionar el inventario. Es su dinero que se sienta en un estante y representa una gran parte de su inversión empresarial. El minorista que simplemente vigila los estantes de la tienda no puede mantener un equilibrio adecuado entre la cantidad correcta de la mercancía y la demanda de los clientes probables. Sin un control adecuado, el inventario que se mueve lentamente se vuelve anticuado y muy costoso.

10. Comprar y ajustar precios con fines de lucro

Para entender el comercio minorista, uno debe comenzar con el concepto de que el precio de su mercancía no es más que una estimación temporal de lo que el cliente está dispuesto a gastar. En la elaboración de su estrategia global de precios, un enfoque práctico se puede basar en función a la oferta y la demanda. Para ser más competitivo, únase a grupos de compra y busque descuentos del fabricante que le permiten comprar mercancía por un precio al por mayor. Al ofrecer mejor valor, podrá atraer a más clientes y ofrecer más oportunidades para que compren en su tienda.

11. Aprenda de los profesionales

En los mercados explosivos de hoy, hacer decisiones correctas es absolutamente esencial, hay poco margen para errores. Sin saber cómo navegar por estos tiempos rápidos, puede ser complicado e incluso una experiencia autodestructiva. Hacer decisiones puede ser emocional y a veces difícil de hacer, la diferencia crucial es tener ideas frescas, con una posición de negocios imparcial.

12. Pida ayuda cuando lo necesita

Recuerda, obtener resultados es lo que cuenta. No sea demasiado orgulloso en pedir ayuda, todos necesitamos ayuda a veces. Es importante reconocer que lo que usted no sabe puede terminar costándole dinero, dañar sus probabilidades de tener éxito y reducir en gran medida la posibilidad de alcanzar sus objetivos de negocio. Contratar a un experto con conocimientos especializados puede ser la decisión más rentable que usted puede hacer para proteger su negocio y futuro financiero.